Movimientos de participación ciudadana. Democracia 2.0

Por Lorena Devouassoux
@paxzoomseo

Introducción

El concepto de participación ciudadana ha sido ampliamente utilizado en la actualidad por parte de diversos agentes sociales, particularmente por los partidos políticos y las organizaciones sociales para hacer partícipe a un individuo en las actividades colectivas de un grupo que busca un objetivo en común. El concepto sigue siendo el mismo pero su ejecución ha evolucionado y quienes hablan de participación ciudadana necesitan estar al día.

Participación Ciudadana en MéxicoLos partidos políticos de nuestros tiempos deben transformarse y permitir entrar nuevas formas de comunicación para innovar la manera de hacer política. El partido político que no está en Internet, aquel que no se encuentra en las redes sociales (blogs, chats, Facebook, Twitter) no existe, pero tampoco el político que no visita cada ciudad, ni el partido que no distribuye propaganda, y mucho menos aquél que no aparece en la televisión.

Los políticos cada día están más conscientes de la popularidad e importanciade las redes sociales y cómo han convertido a estas plataformas en los principales medios de difusión, denuncia y convocatoria de muchos movimientos sociales y políticos, generando lo que hoy conocemos como Democracia 2.0 en donde la posibilidad de expresar públicamente lo que se quiere y se siente frente a determinadas decisiones gubernamentales y políticas desencadena profundos cambios sociales.

Movimiento de participación ciudadana

La participación ciudadana es aquella en la que una persona supera el aislamiento individual y se constituye en un actor colectivo (sea movimiento social o movimiento de protesta coyuntural), busca promover un cambio social favorable a los intereses de sus miembros u oponerse a un cambio que los afecta. En la política, los movimientos sociales son una forma de participación ciudadana de un grupo o categoría social que es partícipe en las acciones colectivas que responden a necesidades comunes, desarrollan una cierta identidad y conciencia de intereses comunes, diferenciados u opuestos de otros actores sociales.

Democracia 2.0

Democracia 2.0La democracia 2.0 es otra forma de participación ciudadana que utiliza las redes sociales como herramienta que promueve, activa la participación, la difusión inmediata de acontecimientos nacionales e internacionales y permite a los usuarios comunicar sus opiniones; sus intereses para derribar los límites geográficos y posibilitar una organización ciudadana cada vez más eficaz.Se basa en la idea de participar directamente en las decisiones que toma el gobierno de una comunidad.

La democracia 2.0 surge a principios de siglo XXI como una posibilidad que brinda la Web a los ciudadanos para dejar de ser meros espectadores de la realidad política de sus estados. La tecnología digital abre la posibilidad de experimentar nuevas formas de ser y participar.

¿Quiénes son los principales participantes de la Democracia 2.0?

En México, el sector social más importante en edad de votar o, en general, de participar en actividades políticas en alguna organización social, es el que tiene la edad  que va de los 18 a los 35 años de edad.

Una encuesta realizada a los alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, con una población estudiantil de 7,000 estudiantes y una muestra representativa del 20% (alto grado de confiabilidad), reveló que el 65% de las alumnas y alumnos no participan en las elecciones federales porque desconfían de la limpieza del proceso electoral.

El descrédito de la acción política se debe no solo a la incapacidad de muchos de sus nuevos actores para elaborar discursos atractivos y convincentes para estos novedosos entornos, sino a su falta de reacción para interpretar la sociedad en otros términos y reinventarse como actividad de todos. Dejó de ser una acción que involucra a los habitantes de un Estado para convertirse en el trabajo de unos pocos. La consecuencia de esto es el alejamiento de muchos jóvenes de la vida política, además de su estigmatización: los jóvenes viven online mientras que la política discurre en terrenos offline; los jóvenes empiezan a participar en comunidades 2.0, mientras que la política sigue inscrita en la dinámica 1.0.

Por lo anterior, el político que busca al ciudadano joven no debe jugar el papel de superhéroe infalible e inalcanzable, debe ser una persona de carne y hueso con la que se pueda dialogar, de la que pueda discrepar o que pueda orientarla.

Del usuario pasivo al usuario protagonista o generador de contenidos

Las redes sociales se constituyen como un canal fundamental de libre expresión de personas que permiten que estas reconozcan sus demandas individuales como parte de una postura colectiva, promoviendo la acción social como un conglomerado de personas que han pasado de ser usuarios pasivos a  protagonistas generadores de contenido, que tienen la necesidad de exponer sus ideas y que quieren ser escuchados, derribando el estereotipo del ciudadano desinformado e indiferente.

La Web 2.0 nace como un conjunto de tecnologías de Internet que facilitan, más que nunca, el trabajo colaborativo y abierto. Gracias a ellas, los usuarios pueden interactuar proactivamente para mejorar o transformar situaciones que les afectan. Son tecnologías que propician la descentralización y disparan la creatividad colectiva.

La Web 2.0 facilita un nuevo modelo de interacción entre las personas con el uso de tecnologías que permiten a los usuarios convertirse en generadores de contenidos y crear redes de colaboración entre ellos.

Existen 3 atributos de la Web 2.0 (o Web Social, como suele llamarse) que marcan la diferencia respecto de lo que existía antes:

  1. Los usuarios se convierten en prosumidores, es decir, no solo consumen (leen) sino que producen (escriben, participan, comentan, clasifican, etc.).
  2. Los usuarios interaccionan entre sí, los nuevos canales de comunicación que se han abierto gracias a las herramientas 2.0, han facilitado la interacción entre los usuarios.
  3.  Aparecen nuevas herramientas que permiten a los usuarios elegir lo que quieren ver, apelar al “auto-servicio”, y con ello bloquear con facilidad lo que no les interesa.

En México, los jóvenes entendieron que se podían articular movimientos de participación ciudadana para sus causas.

Han habido movimientos ciberactivistas (Matrimonio DF, Vigiliaporjuarez, Guarderia ABC, La marcha de las putas entre otros) . Quizás éstos movimientos no consiguen volumen de gente, pero si consiguen en términos políticos o mediáticos un gran impacto. Dichos movimientos fueron articulados por jóvenes muy informados que tienen inteligencia digital (saben como manejar el lenguaje, contenido y mensajes) , y a esta altura no sólo se han convertido en líderes de opinión, sino que han adquirido notoriedad pública.

El poder de la juventud en la era digital

En muchas ocasiones, tanto gobierno como partidos siguen confundiendo Internet con un tablón de anuncios, sin darse cuenta que Internet es un espacio social interactivo utilizado principalmente por los jóvenes que ofrece la posibilidad de reconectar con estos últimos (esos mismos jóvenes, renuentes a la participación política en estructuras tradicionales).

El poder que tiene la juventud con cada comentario, con cada crítica es muy grande, ya que con un solo mensaje en Twitter o un comentario en Facebook puede generar una idea en un determinado grupo de personas. Aquí radica la importancia de este desinteresado segmento de la población en las actividades políticas.

Lo anterior ocurre con un joven común y corriente con un perfil de Facebook y/o Twitter pero,

¿cuál es el alcance de los llamados jóvenes líderes de opinión?

Los llamados jóvenes líderes de opinión son personajes públicos que por una razón u otra gozan de reconocimiento social y fama, que les sirven sobre todo a las empresas y campañas políticas para promocionar, vender los productos y/o ideas que aparecen ligados a su persona.

Importancia de los jóvenes líderes de opinión

Los jóvenes líderes de opinión basan su actuación en contactos individuales y en la utilización de otras herramientas de comunicación tales como los chats, sitios web, cámaras digitales, foros de discusión, teléfonos móviles y diarios personales (blogs) con el fin de crear o modificar opiniones, establecer tendencias y divulgar rumores acerca de una campaña, marca, compañía o producto y cambiar así la opinión de los grupos de interés.

Un ejemplo claro ocurre en Estados Unidos, 11 millones de jóvenes líderes de opinión ejercen control sobre más de 155 millones de consumidores y usuarios a través de sus mensajes. En otros países todavía no se ha llegado a ese nivel de influencia pero la tendencia nos indica que los estos jóvenes adquirirán cada vez más importancia.

Otro ejemplo reciente (en donde los iniciadores fueron líderes de opinión) fue la explosión de diversos movimientos de resistencia, capaces de enfrentar a sus gobiernos, llegando incluso a lograr su deposición como lo ocurrido con Mubarak en Egipto; o la búsqueda de profundas reformas políticas y sociales como las requeridas por el Movimiento de Indignados en España o el Movimiento Patagonia sin Represas quienes han realizado masivas manifestaciones con el objetivo evitar la instalación de centrales hidroeléctricas en Aysén.

Conclusiones

Personalmente, pienso que el reciente aumento de estos movimientos es una consecuencia clara del cansancio social que se vive por la ineficiencia mostrada por parte del gobierno.

Los medios digitales están cada vez más presentes en la vida del pueblo y ahora queremos participar en las decisiones políticas, ya que por lo que he investigado aún se cree en la Democracia como un sistema legítimo, pero no así en los partidos políticos y en las instituciones electorales.

El discurso político en el escenario de las redes no puede ser el mismo o con la misma línea que se comunican en medios tradicionales. Los jóvenes están pidiendo lo mismo en todos lados (movimientos de España, de Grecia, Argentina, México etc). Los jóvenes no creen en los políticos. Y los políticos aún no han encontrado como comprender las necesidades así como tampoco conectar con ellos.  Es importantísimo incluir a estos jóvenes a sus campañas, así como también escuchar y atender a todos los segmentos de la población, ya que el éxito de una campaña política dependerá de que tanto los partidos políticos sepan escuchar a los jóvenes y a los lideres de opinión.

Si realmente se quiere tener una democracia en donde importen las necesidades y pensar del pueblo los partidos políticos tienen que INCLUIR y DAR RESPUESTA A LOS JÓVENES.

Fuentes: Ser Digital, Revolución Política, El sitio Cuautla, CEA , Webpolitica, Universidad de Sevilla, Mastermagazine,

Enlaces Relacionados: Participación CiudadanaJóvenes y Política 2.0, Cocacola recorta publicidad para gastar más en redes sociales

Anuncios

La influencia de las redes sociales en los procesos electorales de EU, Medio Oriente y España.

Por Iris Adriana Zurita

Introducción

Con el surgimiento de las redes sociales se ha democratizado y masificado el poder de opinión y debate de la información. En la actualidad, y gracias a estos nuevos medios, cualquier persona puede convertirse en reportero de lo que acontece en su comunidad, en fuente de información y su mensaje es escuchado más que nunca por más receptores.

Esto ha dado vida a la ciudadanía abstencionista. La facilidad que representa estar sentado frente a la computadora comentando en una red social, reenviando un correo electrónico o informándose por medio de un podcast, ha brindado la posibilidad a una sociedad cansada de la información dominada por grupos económicos o politicos y preocupada por resolver sus mínimas necesidades económicas de incursionar en espacios poco explorados voluntariamente, como es la participación ciudadana o el debate político a cualquier nivel. Los blogs y comentarios “posteados” en herramientas como Facebook o Twitter, entre otros, son escritos y comentados por ciudadanos activos o por “superusuarios” que eventualmente se convierten en líderes de comunidades virtuales con gran influencia entre otros usuarios.

Poco a poco, la percepción de la vida política, social y económica se genera no a partir de la información que generan los medios, sino de lo que los miembros de las comunidades virtuales construyen como grupos, los cuales cada vez son más poderosos.

Gestado en el ciberespacio

Alrededor del mundo, hemos podido observar la influencia del uso de las redes sociales y de internet. Mediante éstos, se han propiciado algunos de los movimientos revolucionarios más importantes de los últimos años. La caída de Milosevic en Serbia, los movimientos de resistencia en Irán o en China, la caída en  2000 del presidente de Filipinas, la revolución árabe de este año y el movimiento 15- M en España dan cuenta de esto.

Entre el 2003 y 2004 se debatió en línea la Guerra de Irak y la campaña electoral de las primarias en Estados Unidos. Posteriormente, sucedió lo mismo en España con las autónomas vascas y las gallegas. En Chile, Michelle Bachelet fue la primera en usar un blog de campaña.

Un caso que señala la influencia y relevancia que puede lograr la participación ciudadana a través de las redes sociales, es lo que Ricardo Cayuella llama “los cuatro días que cambiaron España”. Después de los atentados terroristas del 11 de marzo del 2004, España enfrentó un desafío de magnas dimensiones a 72 horas de la apertura de las casillas para las elecciones generales.

El sábado 13 de marzo se organizan manifestaciones espontáneas, a través de los celulares y correo electrónico, para repudiar al Partido Popular, quien en complicidad con los medios tradicionales culpó en primera instancia a ETA de los atentados. Los españoles indignados ante la mentira salieron a votar en multitudes. Por primera vez en la democracia española, un partido que gobernaba con mayoría absoluta fue desalojado del poder gracias en gran parte al poder de Internet.

En la campaña política de Obama la ciudadana jugó un papel transcendental en la construcción de su porvenir sociopolítico. Con el uso de mensajes  claros y sencillos se produjo, a través de las redes sociales, un ejército conformado por los aliados del ex senador de Illinois.

Recientemente Mark Zuckerberg creador de Facebook declaró “Sería tremendamente arrogante para una empresa tecnológica reivindicar un papel en los movimientos de protesta. Quizá, Facebook ha podido contribuir y aportar herramientas que su papel fue mucho menos relevante de lo que dijeron los medios”. Sin embargo Mahmoud Meguid, un egipcio de 20 años, define la función de las redes sociales en el conflicto como una herramienta clave a la hora de lograr una conexión entre quienes querían demostrar su descontento en contra del estado.

En Egipto, luego que ciudadanos descontentos con el régimen se organizaran mediante Facebook y Twitter para protestar en contra del Presidente Hosni Mubarak. El resultado fueron 18 días de protestas que concluyeron con la renuncia del presidente egipcio. ”El pueblo derrocó al presidente”, coreaba la multitud frente al palacio presidencial.

La reacción del Gobierno  como se pudo apreciar en el resto del mundo, fue agresiva frente a este tipo de medios de comunicación concretando esto con el bloqueo de internet, tanto en computadoras como en los celulares, pero que aún así el efecto de expansión masiva de la información que permiten tener las redes sociales ya se había propagado.

El Gobierno decidió levantar el bloqueo a las redes sociales, pero de igual manera, y porque las manifestaciones aún continúan, Egipto tiene la potestad de volver a declarar un cierre total de los medios de comunicación digitales.

Yusuf Gaiga bloguero, relata que en un principio los jóvenes utilizaron Twitter, Facebook y Youtube para compartir información, ante la censura de la prensa oficial y privada en Túnez. Más tarde la red sirvió para organizar la rebelión, para reunir a los manifestantes en un nuevo punto cuando eran dispersados por la policía o para defenderse: “la policía colocó a francotiradores en los edificios”, cuenta Gaiga. “Entonces la gente empezó a reportar la posición de los francotiradores en Facebook y Twitter, para que todos supieran dónde estaban y cómo enfrentarse a ellos”.

La tecnología se utilizó incluso para ubicar exactamente a los detenidos. Así ocurrió con el bloguero Slim Amamou, que fue arrestado el 6 de enero. “Encendió su I-phone”, cuenta Yusuf Gaiga, “y así se pudo identificar su posición exacta, en el Ministerio del Interior, a través del sistema de geolocalización Foursquare”. “Utilizando Google Maps lo enviamos a todo el mundo”. “El gobierno ni se daba cuenta”, relata el ciberactivista, “porque no están acostumbrados a Facebook. Son gente de 60 años, sentados en su despacho. No tiene ordenador y se creen que esto es para jugar, no saben que es nuestra plataforma de comunicación”.

Egipto es el país del Norte de África más interconectado ya que cerca del 95% de la población tiene acceso a telefonía móvil.

El responsable de Marketing de Google en Medio Oriente, Wael Ghonim, fue uno de los líderes de la revolución egipcia.

En España, los indignados fueron sorprendidos por el poder de las redes sociales para acrecentar su movimiento; pasaron de ser unos cuantos a cientos de miles y recurren a Internet, conectados a través de antenas instaladas por vecinos o comercios y con electricidad de paneles solares, para difundir su inconformidad.

Según José Félix Tezanos, sociólogo en la Universidad a Distancia (Uned), las redes sociales han dado a estos jóvenes un lugar de encuentro que no existía.

Los españoles reconocen que no se puede comparar su situación con la de los países árabes, pero tanto en su caso, como en el de ellos, el papel de las redes sociales ha sido fundamental.

Este movimiento que expresa el hartazgo de una juventud española sin perspectivas, en un momento en que el desempleo entre menores de 25 años ronda 45 por ciento, se ha desarrollado en varias etapas en las redes sociales.

El 7 de abril miles se manifestaron en Madrid bajo el lema juventud sin futuro, respondiendo a un llamado en Facebook. El 15 de mayo una nueva manifestación convocada en las redes sociales y apoyada por la plataforma Democracia Real, volvió a reunir a miles de personas, en lo que se describe como el 15-M.

Fabio Gándara, un joven abogado de 26 años que arrancó en Facebook y en otros blogs la plataforma Democracia Real, sintetizó así en declaraciones a El País la principal crítica que comparten cientos de organizaciones civiles:

“Son dos los principales culpables: los políticos, nuestros supuestos representantes, que actúan en connivencia con los grandes poderes económicos; y los poderes económicos, que mediatizan a los grandes partidos, imponen un marco de desregulación y especulan con los bonos de los países”.

De este diagnóstico viene uno de los lemas más exitosos de la plataforma Democracia Real Ya: “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros”.

Los primeros días tras la creación en Facebook de la página Spanish Revolution, crecían a 1.000 seguidores por hora’, asegura. En twitter, las palabras clave #acampadasol, #notenemosmedio, #nosquedamos y #spanishrevolution han sido los temas más comentados durante días en España.

En tres días la página de Facebook Spanish Revolution reunió a 146.000 fans, y en Twitter, la cuenta @acampadasol registro casi 50.000 seguidores.

La función de las redes sociales 2.0 es hacer comunidades donde los usuarios se puedan relacionar. Con esta herramienta al alcance de millones de personas puede que las consecuencias de la masificación de este tipo de tecnología sea inesperado.

Fuentes

REDES- Revista hispana para el análisis de redes sociales. Vol.15,#7, Junio 2006. Multitudes y Redes en la  caida de Milosevic  Rodrigo Araya Dujisin – Departament d’Antropologia social i cultural (UAB).

La crisis de credibilidad de los medios de comunicación en las democracias occidentales: poder y globalización, Pablo S. Blesa Aledo

Sobre el Gobierno 2.0. Alianzo.

“Los blogs han democratizado la información” 

México y su Esperanza marchita Antonio Gutierrez Rubí.

Madrid: una semana de marzo, Ricardo Cayuela Gally

Que son las redes sociales  concepto y definición.

Redes sociales: usos en México,  Irma Carolina Valadez Calderón

Redes sociales, elecciones y legislación: reto para 2012


Por Cristina Liceaga

Introducción

En los últimos años, el uso de las redes sociales se ha incrementado de manera  vertiginosa.  Según el último estudio de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI)[i], en 2010 había en nuestro país 14 millones de internautas mayores de 18 años que usaban las redes sociales.  Cantidad suficiente para marcar la diferencia entre el primer y segundo lugar de la elección presidencial de 2012.

En una entrevista al diario Reforma, el periodista Jorge Ramos dijo que en los próximos comicios “vamos a escoger un candidato a través de Facebook y Twitter. Internet puede modificar todo. Si la regla antes era que el que se movía no salía en la foto, ahora el que no se mueve (en las redes sociales) no sale en la foto”.[ii]

Para Fernando Gutiérrez, catedrático del ITESM y especialista en redes sociales, éstas influirán sobre todo en la intención de voto de los jóvenes, quienes a su vez “repercutirán en la decisión de aquellas personas que no tienen posibilidad de acceder a la red”.[iii]

Y es que en las próximas campañas electorales, las redes sociales además de ser un campo de batalla, permitirán una interacción directa entre los políticos y los ciudadanos, fomentando así la llamada democracia horizontal.

Uso y abuso de las redes sociales: regulando las redes

Sin embargo, esto puede desembocar en propaganda negra y en mal uso de las redes, como sucedió en 2009, cuando, por medio de una parodia de la película Rudo y Cursi, se ridiculizó al entonces mandatario veracruzano Fidel Herrera.  Cuando el IFE pidió retirar el video de Youtube por motivos de derechos de autor, otros usuarios lo volvieron a subir. Igualmente, en las elecciones presidenciales de 2006, el IFE, el TEPJF y la  FEPADE resolvieron que no podían castigar a los servidores públicos federales que enviaron 40 millones de correos negativos en contra de Andrés Manuel López Obrador.

Aunque el pasado 6 de junio  la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inválidas las restricciones que imponía el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal para que precandidatos pudieran contratar publicidad en prensa, teléfono e Internet[iv], muchos estudiosos creen necesaria la regulación en la red.

Y es que a pesar de que analistas coinciden en que la naturaleza de las redes sociales dificulta su legislación, piensan que no por eso deben estar exentas de regulación.

“Las redes sociales forman parte de nuestra realidad, están ahí y como tal pueden ser reguladas. Lo que se debe tener en cuenta  es el tipo de medio que se está regulando antes de llevar a cabo una legislación en la materia. No es lo mismo tener un canal de televisión, a tener 20 millones de mexicanos subiendo información a Facebook. Las redes sociales también tienen un elemento difícil de regular por cuanto a que, como todo en Internet, proviene de muchos sitios y puede haber personas fuera de México utilizándolas para intervenir en la política mexicana, y eso veo difícil que se pueda regular”, opina el Dr. Miguel Carbonell, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. [v]

Tipificar el delito, no la tecnología

Por su parte, tanto el investigador Raúl Trejo Delarbre  como Fernando Gutiérrez coinciden en que la solución sería tipificar el delito, no la tecnología.

“Yo creo que lo que tendría que hacerse es tipificar la conducta; es decir,  que no se pueda hacer propaganda negra en radio, en televisión, en Internet ni en cualquier otro medio”, señala Gutiérrez.[vi]

Por su parte, Trejo Delarbre opina que “Internet tiene una carácter tan escasamente ligado con la  territorialidad convencional, que es para la que sirve el derecho tradicional, que más bien hay que  sancionar calumnias cuando las haya. Una cosa es que no podamos erradicar un contenido de Internet y otra cosa es establecer quién fue el creador de ese contenido, y si tiene un carácter ofensivo, si calumnia a una persona sea o no un candidato, las autoridades electorales  puedan sancionarlo. Y no sólo las autoridades electorales, las autoridades regulares: un juez civil o penal con la ley en la mano puede sancionar al autor de un contenido de Internet cuando se infringen derechos de terceros”.[vii]

Sin embargo, el periodista Mario Campos señala que lo anterior es “muy complejo, pues llevar al sistema judicial a rastrear, a investigar desde qué cuentas, desde qué café internet se lanzó una calumnia, me parecería muy riesgoso para las instituciones electorales y los órganos de impartición de justicia, quienes tienen otras prioridades”.[viii]

Por la autorregulación

Es por eso que Campos apuesta más por la autorregulación. “Yo creo que legislar Internet es técnicamente imposible. Cuando tú tienes millones de usuarios, millones de cuentas, cómo vas a determinar quién tiene derecho a abrir una cuenta, quién te da derecho a decir qué. Yo apostaría más por un tema de responsabilidad de los usuarios de la red y que de alguna manera se autorregulara como ya ha ocurrido”.[ix]

¿Regular sólo a partidos políticos?

Como ha reconocido el IFE en diversas resoluciones y ratificado el TEPJF, el uso de las redes sociales puede ser controlado por la autoridad electoral en tanto tenga la naturaleza de propaganda política.

Los abusos de las redes sociales cometidos por los partidos políticos, “por supuesto que se pueden sancionar, pero sí sería importante, según el criterio que ha sostenido el TEPJF, contar con una base normativa, porque la materia de sanciones en el proceso electoral está sujeta al principio de legalidad en sentido estricto; es  decir que cualquier tipo de sanción que se le vaya a imponer a un partido o a un candidato tiene que tener apoyo en la legislación de la materia, porque de otra forma  lo van a echar abajo en el Tribunal Federal”,  comenta Miguel Carbonell.[x]

Ante todo esto no es difícil imaginar el reto que tendrá el árbitro frente al uso y abuso de las redes sociales en las elecciones del próximo año.

“Yo creo que los tribunales electorales  tendrán que ser muy cuidadosos de generar un equilibrio entre la libertad de expresión y la prohibición de propaganda negativa. Creo que es un equilibrio difícil de lograr, pero que la jurisdicción electoral se debe poner como objetivo para que se propicie un debate muy abierto, muy robusto, pero que esté dentro de las posibilidades que otorgan la Constitución y las leyes. Yo creo que se puede lograr y los tribunales electorales son los garantes últimos de que las campañas discurran dentro de la ley, pero dentro de una gran libertad para exponer puntos de vista, criticas, mensajes; lo que al final va a beneficiar a la ciudadanía para que esté muy bien informada el día que vaya a ejercer su derecho de sufragio“, concluye Carbonell.[xi]

No hay duda: el uso de las redes sociales podría definir la elección de 2012. Sin embargo, aún hay mucho que discutir sobre su regularización.


[i]  Asociación Mexicana de Internet. (2011). Hábitos de los usuarios de Internet en México. Recuperado el 27 de junio de 2011 de http://www.slideshare.net/poncho2009/amipci-hbitos-deinternet2011

[ii]  Zamarripa, R. (2011, 31 de mayo). Entrevista / Jorge Ramos / Puede Twitter cambiar 2012.  Reforma, p. 4, Primera.

[iii]  Liceaga, C. (2011, 10 de junio). Entrevista con Fernando Gutiérrez.

[iv] Villanueva, J. (2011, 7 de junio). Da Corte revés a la “ley Ebrard”. El Universal, p.  1, Metrópoli.

[v]  Liceaga, C. (2011, 7 de junio). Entrevista con Miguel Carbonell.

[vi]  Liceaga, C. (2011, 10 de junio). Entrevista con Fernando Gutiérrez.

[vii]  Martínez, E. (2011, 17 de marzo). Entrevista con Raúl Trejo.

[viii]  Liceaga, C. (2011, 1 de junio). Entrevista con Mario Campos.

[ix]  Liceaga, C. (2011, 1 de junio). Entrevista con Mario Campos.

[x]  Liceaga, C. (2011, 7 de junio). Entrevista con Miguel Carbonell.

[xi]  Liceaga, C. (2011, 7 de junio). Entrevista con Miguel Carbonell.