El poder de los medios

Por: Luis Alberto Sarmiento Villacis

Introducción

Es común oír decir de persona a persona ¡lo leí en la prensa! ¡Lo escuché en la radio! ¡Lo vi en la televisión! ¡Me enteré por internet! En ese sentido, no hay nada más que decir, los medios han cumplido con su papel histórico de informar.

Pero quienes ejercen el derecho de opinión siempre están atentos en ¿Que se informa? ¿Cómo se informa? ¿Por qué se informa? Preguntas éstas que tienen sentido si se quiere conocer la verdad sobre el manejo de la información y la claridad con que los medios la divulgan. En ningún momento, se pretende entrar a detalle sobre la profundidad con que abordan los temas. El único interés que prevalece es conocer su compromiso con las causas sociales, si es que las hay.

El tema en sí es muy amplio por su relación con la sociedad, economía, política, educación y cultura. En suma, lo que se pretende es alertar sobre los riesgos, que implica ser uno más de los usuarios contabilizados y parte del sector de mercado de consumo.

Medios tradicionales masivos

Más que la prensa escrita, la radio y la televisión son los medios más vistos y de mayor influencia en la sociedad. En total tienen una cobertura que va, en ese orden, de 80% a 93% del total de hogares, según el último censo de población  y una fuerte penetración en las masas. En gran parte de los centros urbanos y en todas las comunidades rurales representa la fuente más importante de información y en los lugares más apartados la única. Las noticias que se comentan, por el grueso de la población, son la que provienen de estos medios y las que más influyen en la conciencia colectiva.

 

 Características  de los medios masivos

El carácter selectivo y centralizado de su funcionamiento, hace que exista un grupo de accionista por lo regular ligado al poder político y un cuerpo de comunicadores que se apropian de la información en su beneficio, con miras a tener prestigio ante la ciudadanía y poder, para cotizarse mejor ante el círculo gobernante. Es así como se crean las redes de complicidad, entre los dueños de los medios y el poder político lo que obliga a, que las reglas se dicten desde el centro y el comportamiento de los periodistas quede condicionado a la fuente. En el periodismo, salvo excepciones, se habla y se dice hasta donde conviene a los intereses de la fuente. El motivo es que está en juego su concesión y el capital invertido en este negocio pero la realidad puede ser otra. En la democracia mediática, los profesionales de la información, intermediarios entre la opinión y población, garantizan la mediación entre el poder político y la sociedad civil. (Ikran antaki,2000 p.301)

Medios electrónicos modernos

Internet

En sus escasos años de operación ha experimentado un fuerte crecimiento exponencial. En total se calculan alrededor de 34.9 millones de usuarios.  El costo comparativamente bajo en relación a su beneficio, hacen más accesible su manejo desde la comodidad del hogar y más práctico; por lo que está considerado, el medio destinado a impulsar la participación de la sociedad en la toma de decisiones, mediante el cambio de las relaciones de comunicación entre la sociedad civil en sí y con el gobierno. Las nuevas tecnologías abaratan, diversifican y descentralizan la generación y la difusión de información de todo tipo. Esto tiene un impacto claro en la industria mediática tradicional. (Ana francisca Vega, José Merino.2011p.204).

 

               El internet, mediante el uso de las  redes ciudadanas, hace visible lo que otros medios tratan de ocultar, por no convenir a sus intereses y, al hacerla pública obliga a los otros medios a definir posturas.  Los  que interactúan, son ciudadanos que se agrupan entorno a ideas claramente concebidas y propuestas convincentes. Gran parte de la información surge de la misma red y durante su circulación se desecha y/o enriquece con la opinión de ciudadanos, interesados en ser escuchados por quienes toman las decisiones. Hoy, los medios deciden lo que merece existir y lo que se puede caer en el olvido. (Ikran antaki,2000 p.297)

En contraposición a los medios tradicionales, es una herramienta individual  de peso en la opinión ciudadana, por la forma en que se trasmite de persona a persona; pero convertida en red, cuestiona la práctica política y es capaz de posicionar temas en la agenda pública, por eso se dice que acorta la distancia entre el ciudadano y la clase política. Quizá ahí, en el internet que para el acta parece un problema, esté uno de los ingredientes que se necesitan para acercar a políticos y ciudadanos (Ana Francisca Vega, José Merino, p.3)

Conclusiones

Los vacios de información que generan los medios masivos por causas variables, que van desde el tiempo para fijar las noticias, hasta los intereses ocultos que prevalecen en su desempeño, más allá de los compromisos con el conglomerado social. En nada le interesa abonar a la creación de una conciencia colectiva que aborde temas de interés social y  de agenda pública. Es claro las reglas las fija el dueño y la operación viene de un grupo selectivo de informadores, que posicionan las ideas con argumentos que no dan ni espacio  y  ni tiempo a la reflexión, debate y cuestionamiento.

Es necesario “limitar la desmesura y el abuso, pues de lo contrario será cada día más difícil que los poderes públicos mantengan un marco legal de respeto ante la creciente alianza del poder político y mediático”.[i]

El privilegio de sentirse dueños de los medios, por qué la ciudadanía así lo permite, acorta la visión que tienen sobre la sociedad; piensan que la ciudadanía escucha, ve y acepta todo lo que se le informa; que no tiene la capacidad de opinión , porque desconoce del tema y que para reaccionar necesita ver afectados sus intereses.

La estructura horizontal y descentralizada de internet, amplía las posibilidades de llenar el vacío que dejan otros medios. El hecho que el ciudadano actué por incentivo propio contagia de optimismo a los que integran la red social. Es  posible que nuevos liderazgos emerjan por el trabajo de las redes sociales, a favor de la comunidad y el carácter Individual de acción, se vea multiplicado.

   Queda claro que el desarrollo de los medios por sí solo no garantiza cambios sustanciales, ni tampoco es el motor de acontecimientos que sacudan las conciencias, para crear una conciencia colectiva. Lo que no está a discusión es que la tecnología de  internet, es el medio al alcance de la ciudadanía para el tan añorado cambio. Para esto es necesario que la sociedad se apropie de las redes sociales para su beneficio y deseche las tentaciones que, como consumidor, atraen a los usuarios y a los mercados.

La red social, mediante el uso de internet, tiene todo para dar el salto y convertirse en una fuerza real. El poder de ciudadano integrado a esta red tiene a su alcance el medio, para hacer de este espacio un centro de debate y opinión, que enriquezca las ideas y propuestas emanadas de las distintas fuentes. El cambio está en sus manos, lo que hagan los usuarios por sí sólo, no lo hace la tecnología de medios, ni nadie lo hará por ellos. La ciudadanía está frente a un nuevo paradigma, ojalá sea para su beneficio y el de la sociedad, y no como siempre, de un pequeño grupo que se apropia de los medios para conseguir sus fines.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: